Nacimiento y primeros pasos: El grupo de danzas.

 

Como hemos dicho en paginas anteriores existía en la Academia San Antonio el “Club de los muchachos” de Pili Ruiz, que entre sus diversas secciones contaba con la de danzas, teniendo al frente de la misma a Javi Beitia y Ricardo Pérez.

El primero cuenta con su hermano José Ignacio para prepararles, y tras una reunión con Pili en la citada Academia se decide empezar los ensayos, en la lonja que Josetxu Beitia les cedía en la calle Bailén, en lugar de tener que hacerlo en los soportales de la casa Parroquial al aire libre.

En este grupo se encontraban José Luís Garaizabal, Txetxu Fernández, Genaro Mendizábal, Eduardo Castillo, Iñaki Mugarra, Duque, Goikolea, Pinedo, y otros relacionados con ellos por amistad o vecindad que se fueron incorporando.

Los primeros ensayos sobre el suelo de hormigón resultaron engorrosos, por el polvo que se levantaba, hasta que se colocó terrazo. Así fueron adquirieron regularidad y los lazos de amistad entre sus componentes se fueron estrechando con el entusiasmo por aprender y mejorar, que constituyeron durante meses la semilla que hizo florecer al año siguiente, en 1963, la idea de constituirse “formalmente” como grupo de danzas. En este tiempo ha y que señalar, como una ayuda inestimable, la colaboración de miembros del EUZKO LORAK que se desplazaban desde Sestao.

Sería finalmente el 6 de junio, cuando se celebra la primera reunión, en casa de la familia Beitia, que decidiría su nombre y su Junta Directiva. Tras desechar ZUBIRENA o EUZKO GAZTEDI, por sus connotaciones políticas, se optó por el nombre de ELAI ALAI, como homenaje al grupo que fundara Segundo de Olaeta en Gernika en 1927 y desaparecido tras la guerra, cuya estela seguiría su hijo Víctor creando en Bilbao en 1949 los “Ballet Olaeta”. Uno de sus dantzaris Txomin Unzalu al asentarse posteriormente en Gernika, creó nuevamente, en 1965, el ELAI ALAI, con lo que serían entonces dos grupos los que mantendrían el mismo nombre.

   

1965-00-00 ESTRELLA MAR

    1965-00-00 GOLONDRINA    


1965-00-00 HOJA ROBLE

La Junta Directiva que se eligió, estaba presidida por Andrés Javi Rueda, con Jon Cobos de secretario y Carlos Santacoloma de tesorero. Se financiaría con las cuotas de sus socios establecidas en 5 ptas. salvo los dantzaris que pagarían la mitad y su sede estaría en la nueva lonja de Bailén nº 7 también propiedad de Josetxu Beitia.

En las fiestas de San Roque de este año 1963, el grupo sale a la luz con sus bailes al son de sus propios txistularis aunque sin ninguna otra pretensión que no fuera dar un toque vasco a la fiesta.

Se acude a fiestas o romerías de los alrededores y se comienzan a promocionar estas salidas como forma de cohesionar más el grupo, siendo las primeras de ellas a las paellas de Azkorri, Santa Agueda, euskal jaia de Sopelana, …

Al año siguiente el 7 de junio de 1964 con un vestuario costeado por una cuadrilla bilbaína, los palos y aros por el párroco D. Pablo Bengoetxea, y el cartel anunciador por Gaseosas Berriatua, el grupo recibe su bautismo oficial desfilando desde el Campo de la Iglesia hasta la Plaza donde tiene lugar su primera actuación oficial.

El grupo preparado por José Ignacio Beitia, lo formaban Arantza Bezares, Begoña Beitia, Mª Carmen Morcillo, Regina Pradas, Fidela Calvo, Loli Lavilla, Txaro Llarena, Isabel Bilbao, Javitxa Martinez, Txetxu Fernández, José Luis Garaizabal, Kike Gil, José Antonio Zenarruzabeitia, Iñaki Ortiz, Andrés Javi Rueda y Jontxu Cobos. Había además dos txikis, Manu Beitia e Itziar Mancisidor, con cuatro txistularis: Vicente Arizmendi, Pepín Garrigós, Tinín Arana y Emilio Larrabide.(concurso de jotas)

Para ese mismo día se organizó el I Concurso de Jotas, con un jurado formado por Demetrio Garaizabal, Francisco Ellauri, Manuel Guerricabeitia y José Luis Bengoa. En la historia de estos concursos en la Villa quedan los nombres de la pareja que ganó el primer premio, formada por Javier Urquidi y Mª Angeles Mendizábal.

Referente a las fiestas de San Roque ya desde años anteriores el Ayuntamiento venía dictando “normas especiales que habrán de obedecer los romeros” y concretamente en algunos programas se indicaba la siguiente Nota: “Durante la BAJADA no se permitirán estacionamientos por parte de los romeros que acudan a la misma y la distancia de una a otra fila, no podrá ser mayor de seis metros”. 1965-08-00 CARTEL FIESTAS 1965

Así que en 1964 el grupo se volcó en recuperar el sentido tradicional de la misma, que ya no convencía a nadie pues se caracterizaba por un gran desorden con carreras y empujones, e invitó a participar a otros grupos como EUZKO LORAK o ITXAS GANE de Algorta, con los que tras un ensayo previo en La Canilla, se realizó la bajada, al final y de forma diferenciada.

Esta actuación complementada con una comida conjunta de los 120 componentes de los grupos venidos de fuera, pagada por el Ayuntamiento, hizo vislumbrar lo que podrían ser las bajadas de años sucesivos.

En 1964 se empezó a participar en las fiestas de otros pueblos como Sestao, Etxebarri o Muzkiz, acompañando al EUZKO LORAK, costumbre y compromiso que ya continuaría el año siguiente con actuaciones en Deba, Erandio, Santurtzi, Sopuerta,… y que seguiría en años sucesivos. Todo ello sin dejar de estar presentes en todas las fiestas de la Villa, desde San Cristóbal a La Cruz.

La primera de dichas salidas el día de San Ignacio en Sestao, que se acudió atendiendo a un llamamiento del EUZKO LORAK a los grupos de danzas y txistularis, ante la prohibición de tocar el txistu por las calles de la localidad, sería la más recordada por los momentos de gran tensión vividos ante la actuación policial.

La portada del Programa de Fiestas del verano de 1964 es muy clarificador XXV AÑOS DE PAZ. BAJO EL SIGNO DE FRANCO. EN LA PAZ DE ESPAÑA.

 

En 1965 ante la posible suspensión de la bajada en las fiestas de San Roque se hizo una propuesta al resto de sociedades portugalujas para crear una Comisión de Festejos, que probablemente fue pionera en Bizkaia, involucrando al Ayuntamiento, y editando carteles especiales con el lema de los blusas de 1946, “diviértete cuanto puedas sin molestar a nadie”, algunos de los cuales se recogen en las páginas anteriores. Además se consiguió que aceptara un presupuesto de 40.000 ptas con las que se confeccionó el programa que incluía, Alarde de Txistularis, concursos de Jotas y de Cuadrillas, juegos infantiles, etc. Participaron trece cuadrillas, tres de blusas locales, ELAI ALAI, JATUNAK y LORA BARRI, y otras tres de Sestao, Urioste y Barakaldo, además de la banda de Cartón del Resbalón, otorgando el primer premio a las de ELAI ALAI Y EUZKO LORAK de Sestao.

1962 08 EUZKO LORAK Esta iniciativa, que no dejó de recibir críticas por supuesto colaboracionismo, cuajó y en años sucesivos fue el modelo adoptado en la mayoría de los pueblos. La fiesta comenzó a resurgir adquiriendo gran resonancia y siendo adoptada su bajada en los pueblos vecinos, como Sestao, Erandio o Santurtzi.

Ya en navidad se organizó un Festival, que sería su primera actuación en local cerrado con entrada de pago, junto con el ochote DANOK BAT, la Banda de Txistularis del Ayuntamiento de Bilbao y el grupo de Txema Lorente, que pronto adoptaría el nombre de LOS BARBIS.

Ese año la Sociedad estrenó escudo, que con el tiempo sufriría ligeras modificaciones, y que se haría ya visible en las actuaciones del grupo, festivas o institucionales, como un festival en el Coliseo Java, o la inauguración de la segunda cadena de televisión UHF en Bizkaia en julio de 1966.

196X-1970 Hay que reseñar que ya en 1965 habían surgido otras sociedades en Portugalete, como la Sociedad Cultural, que años más tarde publicaría la Revista El Abra, o el LORA BARRI con su grupo de danzas, y que en el programa oficial de fiestas de 1966, se incluyó por primera vez el día de San Roque, tras la misa en la ermita, “Aurresku de honor y actuación de grupos de baile ELAI ALAI”.

Ese día el LORA BARRI, ganaría el primer premio de grupos por delante del ELAI ALAI que obtuvo el segundo premio. Ambos mantendrían cierta rivalidad (los tres años siguientes el ELAI ALAI ganaría el primer premio) que redundaría en el enriquecimiento de las fiestas.

Poco a poco el número de dantzaris empezó a ser importante, creándose un grupo de txikis que harían su presentación ese mismo año.

Pero como hemos dicho su presencia se hacía visible en diversos aspectos, como las bodas de componentes del grupo o de otros portugalujos, homenaje a D. Pablo Bengoetxea, actos deportivos, etc. Y además su ámbito de actuación no se reducía a Portugalete sino que se extendía a otras muchas localidades sobre todo de Bizkaia, con motivo de alardes, festivales pro euskera, o euskal jaiak, teniendo la primera actuación en el Arenal bilbaino en agosto de 1967 y en diciembre en el cine CONSA de Santurtzi junto al BIOTZ GAZTEA.

Es indudable que la actividad del ELAI ALAI jugó un papel importante en la creación de nuevos grupos y así en 1967 nació IKUSGARRI en Repélega, en 1968 GAURKO GAZTEAK en Buenavista, y en 1970 las fiestas de San Roque son testigos de la aparición del BERRIZTASUNA representado por un numeroso grupo de txikis. Dichos grupos de danzas tenían también detrás el horizonte de crear una Sociedad Cultural que abarcara otras facetas de nuestra cultura.

Son todavía pocos los años de existencia del grupo, pero en 1967 ya se contabilizan 646 socios. Sin embargo más importante que el número era el espíritu que se iba implantando con unos valores muy destacados como eran el compañerismo, el trabajo en equipo o la entrega al aprendizaje y amor a las danzas para luego trasmitir ese bagaje a los más jóvenes, todo ello sin olvidar el apoyo incondicional de la totalidad de sus familias.

Valores como el trabajo en equipo se ponían en evidencia cuando se veía a un numeroso grupo de jóvenes trabajando alegremente en montar en el campo de San Roque su txozna, o picando la fachada, como luego veremos, de la nueva sede social de Santa María.

Si en las fiestas de 1967 surgieron los primeros pañuelos amarillos, remarcando la condición de típicamente portugalujos, (hasta entonces como se ve en el programa de fiestas eran de color rojo), en 1968 se montó la primera txozna con tablas y toldos. Se pretendía recuperar el carácter de antaño de romería autóctona con la comida bajo el arbolado de la campa, por lo que el año siguiente se mejoró con mecanotubo y forma de caserío, sustituyendo las blusas y albarcas por la vestimenta arrantzale con alpargatas.

La estrecha relación entre los jóvenes, tanto en los ensayos de las danzas, como en las demás actividades, fue desembocando en bodas, que si puede ser normal en estas ocasiones, el número de las que se produjeron en el ELAI ALAI no deja de ser muy significativo. Solamente en 1968 y 1969 tuvieron lugar siete enlaces, con la consiguiente actuación del grupo en la ceremonia que se completaba con el ritual posterior en El Metro de Justo Martínez, ante unos txikitos de vino, el jamón y el gazpacho.