1975 Un año clave en nuestra historia

 

Finalizamos esta primera época del ELAI ALAI en el año 1975, un año importante en la historia de nuestro pueblo marcado por la muerte del general Franco, el dictador que gobernó con mano férrea desde el final de la guerra civil.

1972-12-17 BAR ELAI ALAI  redu

Hasta aquí la Sociedad, en estos años presidida por Juantxu Uribarri, se había caracterizado por un gran dinamismo interno consiguiendo un evidente protagonismo social. El bar de la sociedad funciona desde 1972, el torneo de pelota a mano, TORNEO PUENTE VIZCAYA, llega a su octava edición, el proyecto de ikastola, salvada la escisión del 1969, ve resuelto su futuro con la constitución de ASTI LEKU, el Festival Internacional de Folklore alcanza su cuarta edición, la academia de txistu sigue con gran acogida,… pero la situación política y social exterior hará su acto de presencia incidiendo seriamente en la marcha normal de la Sociedad.

1975-07-30 GACETA FIN FESTIVAL 1 1 Ya en los últimos años con el régimen en franco deterioro, la contestación social había ido creciendo en todos los sectores, y los partidos políticos iban saliendo tímidamente de la clandestinidad. Tanto los partidos, sindicatos o asociaciones de carácter más o menos político se tienen que nutrir de gente que hasta ahora ha trabajado y está integrada en asociaciones culturales o deportivas, con lo que la división y las diferencias ideológicas se transfieren a ellas, donde durante los años anteriores todos habían trabajado unidos contra la dictadura.

El nacionalismo tradicional empieza a visualizarse dividido en las dos tendencias que aunque después se considerarían normales, en esos años significaban una ruptura en muchas asociaciones e incluso en cuadrillas de amigos, por lo que ELAI ALAI no será una excepción.

En junio muere el alcalde José Manuel Esparza, y con la noticia de los últimos fusilamientos del franquismo, entre los muchos elementos a debate, el desencuentro entre las sociedades portugalujas sobre la conveniencia de suspender o no las fiestas, como medio reivindicativo y contestatario contra el régimen, produce fuertes enfrentamiento, que se saldan con una solución intermedia de participación en las mismas pero con referencia a la inminente ejecución de Txiki y Otaegi.

El debate se extiende también al grupo de danzas que en aquellos momentos se encuentra de gira por Austria donde el estallido de la crisis que se venía larvando desde meses anteriores hace que a duras penas consiga cumplir los compromisos adquiridos.

Finalizadas las fiestas y con las relaciones personales muy tensas y deterioradas, tienen lugar las asambleas que darían lugar a expulsiones y abandonos que diezmarían seriamente el grupo. Era la segunda división que se sufría, derivada esta vez más directamente por la división política en la que se estaba sumiendo la sociedad en general, y que costaría una serie de años en superar.

Para completar el panorama, en setiembre la sociedad es blanco de la acción de los grupos extremistas del régimen. Si en años anteriores diversos miembros había sufrido detenciones cuando colocaban carteles del campeonato de pelota a mano, y un año antes el objetivo fue la Casa Parroquial, ahora serían nuestros locales los que sufrieron la explosión de una bomba.

El atentado llevaba la firma de los Guerrilleros de Cristo Rey, un grupo armado con pistolas y porras, que actuaba con total impunidad en colaboración con las fuerzas del orden público donde destacaba la figura del cabo de la policía municipal, Lindosa. La foto de la pintada en la fachada de la Sociedad LORA BARRI, es clarificadora con el siguiente texto: Hoy, al Elai Alai, después vosotros.

Los daños materiales no fueron grandes, y la acción no llegó oficialmente a aclararse, aunque produjo una fuerte impresión interna.

Con la muerte del dictador, y el país pendiente de una incierta transición, al grupo le tocaría afrontar también la nueva etapa.

1975-09-15 Pintada Lora Barri tras bomba 2       1975-00-00 1 redu